El ingenio argentino se despierta una vez más en las crisis

Sergio Reboredo perdió su empleo en diciembre. Buscando trabajo a través de internet se dio cuenta lo incómodo que resultaba utilizar una notebook por la noche, desde la cama. Y así nació el primer stand para laptops capaz de adaptarse a cualquier espacio de uso

Ver galerias de imagenes

Reboredo era director de RRHH de una empresa argentina hasta diciembre de 2008. Acostumbrado al uso de la web, decidió emprender su búsqueda laboral a través de ese medio.

“Por la noche me llevaba la laptop a la cama para postularme y enviar currículums, algo tremendamente incómodo y caluroso debido a que estábamos en verano”, explica a Infobae.com.

Así comenzó la búsqueda -sin éxito- de un producto para satisfacer su necesidad. “Al día siguiente hice el primer prototipo -vergonzoso, según él mismo- pero funcionaba. Me pasé días viendo la posibilidad de hacer un soporte barato, cómodo y resistente. Hice como 20 prototipos y éste fue el que cubría por demás la necesidad”.

Es decir, utilizar la notebook desde la cama. Pero el prototipo al mismo tiempo cumplía otras funciones: stand para escritorio, deck y al agregarle dos topes e igual cantidad de agujeros funcionaba como un sólido estante. “También pensamos en el auto dado que era incomodísimo utilizar portátiles allí. Le hicimos una modificación al soporte y listo”, acota Reboredo.

Gracias a la ayuda de sus amigos y familiares nacía un stand único para usuarios de notebooks. “Aunque también debo agradecer a mi mujer, que fue la primera que me dijo que no ponga la laptop en las piernas porque hace mal”, menciona.

Pero faltaba un nombre para este invento. Y siguiendo con el carácter doméstico, fue “la tía Mari” quien sugirió designar como Dormilaptop al artilugio.

Dormilaptop tiene apenas dos semanas de existencia y miles de interesados en adquirirlo. “Desde que lo difundimos en la web nos llegaron consultas de todas partes del mundo”, relata entusiasmado Reboredo.

El precio de Dormilaptop lo hace aún más atractivo si pensamos en que se trata de un segmento dominado por productos fabricados en el exterior, es decir, a precio dólar.

Dormilaptop cuesta $89 en distintos sitios de compra y venta por internet. “Estamos en negociaciones con algunos retailers y tiendas para que esté al alcance de todos”, agrega Reboredo.

“Además de ser un producto que no existía fue creado invirtiendo menos del costo de dos Dormilaptops… todos los prototipos fueron armados con pedazos de madera y hierro. La idea era hacer un producto con cero inversión y que sirva. Nunca nos fijamos en la estética sino en la utilidad“, dijo.

Las ideas de Reboredo no terminan allí, ya que planean lanzar una nueva versión, con diseño y estética mejorados. A eso “agregaremos otros productos, respetando la filosofía de Dormilaptop: útil, barato, innovador y original“.

“Estamos haciendo encuestas en nuestro blog para saber si el precio es razonable en función del producto. Estamos en una era donde el cliente, más que nunca, debe estar integrado en las decisiones… y así lo haremos”, explica y agrega que “el ingenio argentino se despierta una vez más en la crisis”.

Fuente: infobae.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: